It gets better

Hoy ha sido un día cansado, y puede que por ello este escribiendo esta entrada.

Primero quiero aclarar de donde viene y hacia donde va esta entrada:

-Viene de unas noticias que tienen un tiempo acerca del bullying gay en estados unidos que hizo que 6 chavales hace unos meses se suicidaran y unos videos que se están grabando por gente tanto famosa como anónima contando experiencias del instituto, familia o círculo social y como pudieron superarlo y como están ahora.

-No va a ningún sitio, incluso aunque este blog sea público no le hará utilidad a nadie saber lo que voy a contar, no habrá menos suicidios o menos bullying ni nada cambiará en este mundo pero de alguna manera necesito escribirlo de una manera que no quede para mí mismo. sé que no debería poner sentimientos así a la ligera en un sitio donde cualquiera puede leerlos pero bah, ya me arrepentiré mañana.

Por ello contaré mi historia.

Me llamo David y soy gay. Lo he sabido desde siempre, desde que me declaré en mi pueblo a una chica de la que no me acuerdo el nombre cuando lo que estaba haciendo era copiando al chico que me gustaba porque a él le gustaba ella. Pero no había espacio en mi cabeza de 12 años para imaginar un futuro en el que pudiera aceptar que me gustara otro hombre.  Eso en la sociedad en la que vivía no era posible, estaba mal. Vengo de una familia obrera, un entorno tradicional. Ni mis padres ni mis abuelos terminaron ninguna carrera universitaria, todos ellos nacieron en pueblos pequeños y fueron criados allí.

Más o menos conseguí atravesar la época del colegio e instituto sin llamar demasiado la atención, para bien o para mal nunca se me ha notado mucho así que nadie sospechaba especialmente. Fui objeto de burlas por muchisimas otras razones, era gordo, era empollón, no me gustaban los deportes, era asoptado… vamos, tenían donde elegir. Había días en los que pensaba que podría escapar a estudiar a una universidad en una ciudad grande donde pudiera empezar de cero y aceptarme, otros días (los más) esperaba conocer a una chica que me quitara esas tonterías de la cabeza y pudiese comportarme como se supone que debería, otros llegué a rezar para que si había algún poder ahí arriba me pudiera curar de esa enfermedad que tenía, yo solo quería poder ser normal. Otros días, los más oscuros y deprimentes pensé realmente en suicidarme, nunca llegué a plantearmelo como posibilidad pues tenía una familia a la que adoraba y hacerlo hubiera sido un golpe durísimo para ellos pero siempre lo vi como una salida fácil a los problemas que tenía y a veces imaginaba con lo que pasaría si lo hacía.

Poco a poco aprendí a vivir con ello, aceptándolo como ese oscuro secreto que todos tenemos y nunca revelaremos aunque cada vez los sentimientos eran más intensos y mayor mi fuerza para reprimirlos, sintiendo que se me rechazaría por ellos.

La universidad no fue como en principio pensé que sería, colegio mayor masculino y de curas. Cambié de amigos, o mejor dicho, hice amigos nuevos después de perder el contacto con algunos de los antiguos y conocí a una chica increíble con la que acabé saliendo y que me hizo pensar, por un tiempo, que la cosa estaba resuelta pero dándome cuenta de que en el tema sexual no había nada que hacer.

Paralelamente conocí a un chico por el que probablemente haya tenido los sentimientos más intensos que haya tenido nunca y por el cual he tocado fondo de una manera que nunca había hecho y espero que no vuelva a hacer. Entendí entonces que los problemas que tenía no se habían evaporado y no lo iban a hacer pero aún no tenía el valor de hacerlo yo solo, de dar el paso y decir en voz alta que me gustaban los hombres cuando había crecido sin nadie de quien aprender como ser o como sentir y viendo como la poca gente que sabía de su homosexualidad eran locas a los que la gente criticaba y les hacían el vacío.

Entonces apareció Dani y me hizo pensar entre botellas de diferentes licores que por un tiempo podía dejar de pensar y sólo sentir y entonces besé por primera vez a un chico, de forma consentida, mutua y con sentimiento y os puedo jurar que en ese momento explotó el mundo para mi.

Hoy, aproximadamente 5 años después de ese momento y gracias a unos estupendos amigos que me han apoyado en todo momento, un ex-novio que ha estado conmigo a través de casi todo el proceso, una familia que desde mi punto de mi vista no me lo ha puesto nada fácil y desde el suyo, no se lo he puesto nada fácil, soy un hombre perfectamente feliz, con unas ganas de vivir y de ser feliz enormes y vivo mi vida, como yo quiero, sabiendo que soy tan normal y tan raro como cualquiera y que pase lo que pase, todo mejorará, cuanto peor se pone la cosa más tiene que mejorar.

Y vivo en una sociedad en la que me puedo casar con la persona a la que quiera y en la que puedo tener un hijo, puede que no de una manera biológica pero la adopción viene siendo una costumbre familiar, y es que como dijeron en una pelicula genial “Tengo la seguridad de que todos somos iguales y de que todos somos diferentes, pero deben tratarnos igual para poder ser como somos”

Anuncios

3 Respuestas a “It gets better

  1. Tengo la convicción de que dar es más bonito que recibir, pero hay que saber recibir para que la otra persona disfrute del placer de dar.
    Tengo la seguridad de que todos somos iguales, y de que todos somos diferentes, pero deben tratarnos a todos igual para que podamos ser como somos.
    Tengo la certeza de que el amor puede con todo, aunque el amor tenga aristas y sean sus heridas las que te mantienen vivo.
    Tengo la experiencia de que no se puede vivir sin perseguir un sueño, y ese sueño debe adaptarse día a día.
    Y tengo la ilusión de que un día el mundo va a ser mejor.

    […]

    Pero, sobre todo, tengo fe en ti.

  2. aumentandolaentropia

    🙂

  3. Es inspiradora. No sólo en lo particular, o relativo a orientaciones sexuales de cualquier tipo. Inspiradora en un sentido más amplio de la palabra: lo humano, lo personal, la superación; en fin, qué te voy a contar. Tenemos suerte de haber tropezado en un grupo muy decente de personas que ilustran muy bien esa noción de “todos iguales – diferentes”. Por supuesto nos incluyo a ambos, no vamos a sacar aquí a relucir una falsa modestia en un arrebato como este de sinceridad. Molamos =). ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s