Archivo de la etiqueta: Battlestar Galactica

O.C.

Hablando de echar de menos,

…en medio de una depresión post-erasmus me encuentro echando de menos cosas que no tuve, o al menos no directamente.

Me explico, escuchando a mi querido compañero de penas Sufjan Stevens me he acordado de esos veranos de mentira de series de televisión como en Dawson o en O.C. de hacer amigos y deshacerlos, y odiarse para siempre y tragedias horribles que al final siempre acaban bien

y aunque este verano le he prometido mi corazón a BSG (y parte de mis pulmones) a lo mejor (y digo sólo a lo mejor) también me entrego a las desaforadas emociones teenagers porque viene siendo bonito ver que a veces todo acaba bien (no para Marisa, claro, pero seamos sinceros ¿a quién le caía bien?)

En general, nostálgico de una adolescencia despreocupada o preocupada por cosas que aunque se creían que era un mundo, no venía a ser ni un grano de arena.

‘Cause people believe they’re gonna get away for the summer but you and I, we live and die, and the world is still spinning round

Anuncios

Death Cab for Cutie

Antes de que se me pueda olvidar y ante el asombro de no pocos he decidido actualizar este on-and-off blog para hablar sobre el último viaje hecho.
En el youtube I need you so much closer – Death Cab for Cuties que me trae morriña de SIX FEET UNDER y eso siempre ayuda a relatar viajes.

A pesar de la constante sensación de que no iba a poder hacerlo y contra todo pronostico el 12 de Junio salí con Alba, Alex, Bruno, Cris, Diego, Gomez, Guille, Laura, Luana y MeryJo rumbo Bratislava en un bus de OrangeWays destino: El Sol. Pasamos el día en 300ºC a la sombra (por supuesto, no exagero ni una pizca) recorriendo las calles de esa capital tan… acogedora. Vuelo a Milan enganchado con vuelo a Volos enganchado con tren a Atenas.

Atenas necesita un párrafo entero a pesar de las escasas 48 horas que pasamos en ella. Es una ciudad caótica y contaminada, medio en ruinas y en una situación política delicada por decir algo bonito pero se respira mediterráneo en cada calle que tiene (en algunas se respira curry también). La gente es desenfadada y despreocupada y es tremendamente fácil dejarse contagiar. Ni que decir tiene que la ciudad tiene rincones preciosos y después de las visitas de rigor se presta a ir de compras o salir de fiesta y, por lo menos por mi parte, se presta a conocer cosas que desconocías (que fuerte). De fiesta nos hicimos con un tripulante más para el viaje cuyo sacrificio fue para que pudiera venir con nosotros (esta es una manera bonita de decir que robamos una reproduccion a escala real de batman en contrachapado y la rompimos en partes para que pudiese entrar en las maletas)

Gracias a que la vía en la parte turca estaba rota hubo que modificar planes e ir a ciegas a Tesalónica a ver si era posible comprar un billete de bus a Estambul. En un tren de la epoca de la guerra (la del peloponeso) atiborrado de gente, de amigos de lo ajeno (adios Ipod!) jirafas de madera y demás enseres arrivamos a la ciudad griega en cuestion y después de día y medio de baños en el Egeo y de butrules de hombres por la calle salimos con destino a la Roma del este.

Para empezar, Estambul es lo más parecido a Disneylandia que se podrá encontrar, ellos saben que eres turista, van a por tu dinero sin tapujos. Todo es caro si no te sabes mover y por todo hay que pagar pero es bien, la ciudad es preciosa.

Dormíamos en un hostel con una terraza con vistas increibles de la Mezquita azúl y de el Bósforo y Mar de Mármara. Recorrimos mezquitas y mezquitas por doquier, un par de palacios y tomamos té en varios continentes con vistas que quitaban el aliento en todo momento. Grandes momentos del viaje, siendo de noche y con “stairway to heaven” como banda sonora en la terraza del hotel o ver como anochece en Europa mientras tu estás en Asia.

Por último viaje a Bourgas (Bulgaria) para poder llegar on time a mi defensa del proyecto con un amanecer en el Mar Negro al que malamente las fotos pueden hacerle justicia mientras los mosquitos nos devoraban como si estuviésemos untados en miel.

Por último, pérdidas y confusiones de trenes aparte llegamos de una pieza de vuelta a Budapest para celebrar el Solsticio como se merece y , after the presentation, ser un señor ingeniero con una carrera hecha y la vida un poco más resuelta.

Respecto a los cambios desde la anterior entrada se pueden contar en un parrafo o dos pero siempre es más bonito contarlos en una cafetería.

Como final de la entrada nunca sobra recitar un ulteria et suseia, todo bien, con la cabeza alta y mirando hacia adelante.

SO SAY WE ALL.

What the frak?

Nos acercamos a los exámenes y eso que significa?????????

Maratón de nueva serie.

Desde los tiempos inmemoriables en los que Lost me dejaba solo y conpungido cerca de mayo y antes de navidad se creó una nueva tradición en mi vida: las series de exámenes. Nunca supe porqué, justo cuando necesitaba mi tiempo…. plás, otra serie que por coincidencia del destino acababa en mis manos y yo, claro, cómo soy un pobre inocente tenía que verlas, todas ellas.

Como digo, volviendo a nuestros dias, llega la época de exámenes y llegó a mis manos la serie que tenía reservada para ver este verano (si todos los planes que tenía me dejaban tiempo, ahora que ya no hay planes no podré verla porque ya la he visto) Battlestar Galactica.

La serie va de una humanidad separada en 12 colonias que se crea unos ayudantes de metal bien majos hasta que estos ayudantes se cansan y deciden empezar una guerra que se acabará con los cylons (asi se llaman las latas de metal) yendose con viento fresco.

Un día se acuerdan que habia un planeta (Caprica) en el que habia personas y tal y deciden volver y matarlas a todas ¿a todas? No! Hay unas cuantas naves que resisten ahora y siempre a su invasor yendose por el espacio y tal escapando como pueden de sus ayudantes de metal.

Lo que queda de humanidad (50.000 personas) intenta escapar como puede pero bah, esto no es star trek (perdon a los trekkies al respecto), no hay extraterrestres que hablen idiomas graciosos, solo hay personas pasando por momentos mogollón de chungos y reaccionan de una manera bastante parecida a una manera normal de reaccionar (vale, hay un tio que siempre dice, yo lo haré en plan heroe pero se quita mucho la camiseta asi que le perdonamos) y por eso mismo merece una reseña esta serie que solo por estar basada en el espacio mucha gente clasifica de friki y pasa página…