Archivo de la etiqueta: Cambios

Ma memoire sale

Wey! A lo mejor este blog está condenado a esto, a la muerte tranquila sólo turbada por post repentinos en determinados momentos de júbilo o depresión.

But I keep trying…

Novedades desde el ultimo post, para que mentirnos.

Pues aqui estamos, tomando té al borde del precipicio. A punto de cambios que, si se me permite, se me antojan radicales. ¿Era yo el que lo quería? Pues sí, pues toma 3 tazas. Parece que tengo trabajo, algo a desmano de cualquier sitio donde haya vivido o tenido gente querida por mi, amos que, para variar en mi vida, me voy a la aventura pero esta vez por un tiempo algo mayor.

Respecto a Galicia resulto no ser como esperaba aunque acabó teniendo otros tintes que tampoco se esperaban.

Y teniendo nuestra edad, ¿qué es lo que se espera?

En tiempo de calma previo a la tormenta, disfrutando de la calma pero con ganas de que empiecen los rayos de una vez y que la lluvia se lleve todo y se puedan construir cosas nuevas al lado de las antiguas.

Looking forward

Anuncios

Death Cab for Cutie

Antes de que se me pueda olvidar y ante el asombro de no pocos he decidido actualizar este on-and-off blog para hablar sobre el último viaje hecho.
En el youtube I need you so much closer – Death Cab for Cuties que me trae morriña de SIX FEET UNDER y eso siempre ayuda a relatar viajes.

A pesar de la constante sensación de que no iba a poder hacerlo y contra todo pronostico el 12 de Junio salí con Alba, Alex, Bruno, Cris, Diego, Gomez, Guille, Laura, Luana y MeryJo rumbo Bratislava en un bus de OrangeWays destino: El Sol. Pasamos el día en 300ºC a la sombra (por supuesto, no exagero ni una pizca) recorriendo las calles de esa capital tan… acogedora. Vuelo a Milan enganchado con vuelo a Volos enganchado con tren a Atenas.

Atenas necesita un párrafo entero a pesar de las escasas 48 horas que pasamos en ella. Es una ciudad caótica y contaminada, medio en ruinas y en una situación política delicada por decir algo bonito pero se respira mediterráneo en cada calle que tiene (en algunas se respira curry también). La gente es desenfadada y despreocupada y es tremendamente fácil dejarse contagiar. Ni que decir tiene que la ciudad tiene rincones preciosos y después de las visitas de rigor se presta a ir de compras o salir de fiesta y, por lo menos por mi parte, se presta a conocer cosas que desconocías (que fuerte). De fiesta nos hicimos con un tripulante más para el viaje cuyo sacrificio fue para que pudiera venir con nosotros (esta es una manera bonita de decir que robamos una reproduccion a escala real de batman en contrachapado y la rompimos en partes para que pudiese entrar en las maletas)

Gracias a que la vía en la parte turca estaba rota hubo que modificar planes e ir a ciegas a Tesalónica a ver si era posible comprar un billete de bus a Estambul. En un tren de la epoca de la guerra (la del peloponeso) atiborrado de gente, de amigos de lo ajeno (adios Ipod!) jirafas de madera y demás enseres arrivamos a la ciudad griega en cuestion y después de día y medio de baños en el Egeo y de butrules de hombres por la calle salimos con destino a la Roma del este.

Para empezar, Estambul es lo más parecido a Disneylandia que se podrá encontrar, ellos saben que eres turista, van a por tu dinero sin tapujos. Todo es caro si no te sabes mover y por todo hay que pagar pero es bien, la ciudad es preciosa.

Dormíamos en un hostel con una terraza con vistas increibles de la Mezquita azúl y de el Bósforo y Mar de Mármara. Recorrimos mezquitas y mezquitas por doquier, un par de palacios y tomamos té en varios continentes con vistas que quitaban el aliento en todo momento. Grandes momentos del viaje, siendo de noche y con “stairway to heaven” como banda sonora en la terraza del hotel o ver como anochece en Europa mientras tu estás en Asia.

Por último viaje a Bourgas (Bulgaria) para poder llegar on time a mi defensa del proyecto con un amanecer en el Mar Negro al que malamente las fotos pueden hacerle justicia mientras los mosquitos nos devoraban como si estuviésemos untados en miel.

Por último, pérdidas y confusiones de trenes aparte llegamos de una pieza de vuelta a Budapest para celebrar el Solsticio como se merece y , after the presentation, ser un señor ingeniero con una carrera hecha y la vida un poco más resuelta.

Respecto a los cambios desde la anterior entrada se pueden contar en un parrafo o dos pero siempre es más bonito contarlos en una cafetería.

Como final de la entrada nunca sobra recitar un ulteria et suseia, todo bien, con la cabeza alta y mirando hacia adelante.

SO SAY WE ALL.

Everything in its right place

Radiohead de fondo, antiguas entradas de blog delante y la universidad al otro lado del Danubio, como tiene que ser.

Pues sí, señores y señoras, vuelta y de vuelta en Budapest, con viejas, nuevas amistades, próximas visitas y cambios de entropia all around como Dios Jacob manda.

Entre las entradas releidas ha habido varias que me han llegado al corazoncito a la patata (y es que, oye, uno no escribe mal, xDD) se recomienda la lectura del balance del 2008 (que lejos queda ya) que se encuentra en este enlace

https://aumentandolaentropia.wordpress.com/2008/12/28/de-cambios-de-ano-y-aumentos-de-esperanza/

Y volviendo a su revisionado, el 2009 me ha dado casi todo lo que pedí, me ha dado cambios aunque las estructuras importantes han permanecido resistiendo lo que hace un poco más bonito regresar a los sitios de los que te has despedido.

Pero bueno, que me pongo tontorron, eso es lo que pasa cuando estás en Budapest y la ciudad se cubre de nieve.

Por lo demás, sin saber lo que voy a hacer en 5 meses, voy planeando futuros más cercanos de visitas y viajes a sitios lejanos en trenes horribles y eso es lo que le pido al 2010 a riesgo de sufrir lapidaciones varias (me repito) más cambios y vueltas de tuerca y conversaciones en francés con israelíes y fineses (no, espera, eso ya me ha pasado) y sobre todo más sitios a los que volver, mas gente a la que dar abrazos y más nostalgia que pueda ser facilmente borrada y sonrisas que no lo puedan ser tanto

Malditos Radiohead

Ultreia et Sueia

Señorines, señorinas, retomando de nuevo.

Aqui andamos haciendo inventario de recuerdos y demás enseres para mi próximo viaje a la villa de Rouen, capital de Normandía Alta y por lo pronto ya he conseguido tener un pequeño catarro que me voy a llevar aunque no quiera meter en la maleta.

A los lectores habituales les sonará la asignatura de economía y el baile que me traigo con ella desde que el maldito bastardo del profesor me suspendió en febrero… total! Aprobé!!!!!! Así que los créditos de asignaturas se acabaron y ya sólo me queda el proyecto de fin de carrera para el año que viene (aplausos)

Por lo demás días de despedidas o de hastaluegos y días de inventarios, quien quiera un abracín que saque número y yo tremendamente encantado le daré uno cuando le toque.

El turno del número 815!! 8-1-5!!!

Besines para todos.

Pd: La temporada de series ya empieza, you know you love, xoxo

….medicina alternativa.

…es fisica o quimica.

Maldita canción.

Vuelta a las andadas, a reintentar resucitar esto. Vuelta de vacaciones y vuelta a empezar, paquí, payá, acá o acuyá. Viajes y viajes sin parar, sin saber muy bien lo que voy a hacer ahora, postponiendo cosas para después como si en ese después hubiese más tiempo del que hay ahora.

Pero con la cabeza alta, oiga, y mirando para adelante que nunca he sido de agobios aunque lo que queda por delante tela. La carrera se acaba, y no va a haber septiembre, ni febrero, ni reencuentro (por lo menos no en un futuro cercano) y hay bastantes decisiones en un futuro más cercano de lo que creo y aunque la esquina de la cual todo está a la vuelta aún está lejos, la veo y me acerco a ella.

Aunque como buen previsor que estoy hecho me he reservado tiempo para pensar (exactamente de noviembre a enero de este año) Ahora lo de ahora y luego ya se verá lo de luego.

…de todas formas, la vida se torna interesante…

play: Thirteen Senses

mode: mayor para algunas cosas y algo joven para otras.

En la vida hay…

Cabrones y cabrones pero los segundos son cabrones en comparación con el primeros con lo que cuando los comparamos con la gente cotidiana salen malditos bastardos. Tú vas a comprar y te devuelven mal la vuelta, te das cuenta tarde, reclamas y te dicen, no me lo creo, entonces dices: qué cabron. Tú estas durmiendo y te llama uno que se ha equivocado y dices: Qué cabrón.

Pero bah! te acostumbras.

Tú haces un examen (pongámoslo como el último de la carrera) donde tienes una parte aprobada y la otra la suspendes. Ves, en la revision, que tienes un 3 y medio en la parte teorica y un 4 en la práctica pero te fijas más y ves que en vez de un cuatro, es un 0 porque el profesor y tu teneis diferentes maneras de pensar aunque llegueis al mismo punto. El profesor te dice: A septiembre con todo y no dices: Qué cabrón!

Al final todo se solucionará… uno, dos y tres, yo me calmaré, todos lo vereis

de cambios de año y aumentos de esperanza

Son las mil (siempre son las mil) y estoy intentando darle vidilla a esto asi que aqui me vuelvo a hablar un poco de la vida moderna. De vuelta por tierras leonesas de frio duro, tardíos amaneceres y prontos anocheceres y de vuelta a vivir por la noche.

Como cada semana nos hacemos propósitos de final de semana (sí pequeños y pequeñas, mañana voy a ponerme a estudiar, lo prometo) y como cada semana llegamos al domingo acumulando cosas de la semana, nos tiramos en la cama y vemos una (o dos) película (s) y aqui paz y después gloria.

Y aqui va la frase complicada de decir, no estoy orgulloso, pero sí, señores y señoras, soy feliz. A día 29 de diciembre (San David) me arriesgo a decir que, a pesar de los conflictos judeo-palestinos, a pesar del frio invernal y de la crisis, soy y estoy feliz con la gente y las cosas que me rodean.

Hago una carrera que me gusta con bastantes salidas profesionales, tengo unos buenos amigos que me ayudan siempre que pueden, una familia comprensiva y que me quiere (que es bastante) y tengo amor y viajes por 2 céntimos, si no se me ocurre de qué quejarme, oiga.

Incluso he encontrado una emisora de chill out en el itunes que me gusta bastante.

Así que, a riesgo de lapidación, hay una cosa que le pido al 2009 y es que todo cambie, que pasen cosas nuevas, conflictos de los que salir airoso cual personaje de Fisica o Química, que salgan viajes y abrazos y margaritas a medianoche, que salgan sofases en países diferentes y fiestas en distintas lenguas y después de todo ese jaleo, en diciembre me encuentre aqui, a las tantas, prometiendome que algun dia me pondré a estudiar y deseando nuevas aventuras para el 2010.

A los que estais, gracias, y a los que no…dadme tiempo.